El becario

2

March 19, 2013 by skok

Hace poco realicé unas sesiones para un cliente de un juego de simulación de negocio en el que los empleados de una empresa deben tratar de reflotarla, optimizando un proceso que al principio es un sinsentido absoluto. Es divertido y muy ilustrativo para comprobar cómo los principios lean funcionan de verdad.

Optimizando

Optimizando

Lo habitual es que “jueguen” unas 14 personas, pero en una de las sesiones me encontré que habían invitado a más de 20. Así que tocó improvisar, e inventarme roles nuevos para intentar encajar a las personas sobrantes. Me acerqué a uno de los supuestos departamentos de la empresa y les dije “aquí tenéis a un becario, haced lo que queráis con él”.

El becario

El becario

Pensé que lo integrarían como un miembro más del equipo, pero para mi sorpresa empezaron a tratarlo exactamente así: como a un becario sin voz ni voto. Cuando tenían que desplazar personas de un departamento a otro, siempre era “¡que se vaya el becario!”; y el departamento que lo acogía volvía a asignarle tareas tontas sin darle más explicación.

Impresionante el poder de un título arbitrario. En la ronda de comentarios finales, contó entre las risas de los demás cómo se había sentido totalmente ninguneado durante todo el juego.

Otro ejemplo del mismo concepto, la importancia desmedida de la etiqueta inicial: en la segunda sesión de Niels Pflaeging en Barcelona (aquí lo cuenta muy bien Guillermo), recuerdo que comentó lo importante que es cómo te presentas en una empresa al llegar como consultor externo. “Si cobras 1.000€/día eres el técnico ágil, si cobras 6.000€/día eres el experto en transformación organizacional y te recibe el CEO”. Aparte de que obviamente tengo que subir las tarifas, es curioso cómo muchas veces nos cuesta diferenciar qué eres y quién eres…

 


2 comments »

  1. La semana pasada estaba en una empresa del sector aeronáutico en Bilbao y tenían un lío tremendo con la documentación técnica de una máquina de 4 millones de euros. Papeles sueltos, en carpetas, A4 y A3 mezclados; y nada digitalizado.
    Cuando les comenté medio en broma que necesitaban un becario que organizara aquel lío, la respuesta fue que en su empresa los becarios entraban para trabajar, no para hacer fotocopias. Es curioso que no consideraran que tener la información básica de sus instalaciones al alcance de cualquiera dentro de la organización no fuera considerado un trabajo.
    No creo que un becario deba estar solo para hacer fotocopias o el café, pero un buen becario debería poder ayudar a cualquier miembro del equipo y ser el pegamento entre los empleados.

  2. S says:

    Eso de buen becario……no se muy bien por donde cogerlo. Se le exige más dándole menos,(con el único derecho de cotizar, y sólo para no engrosar las listas del paro) y sin apreciar ni dar las gracias por el trabajo (gratuito o casi gratuito en algunos casos)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>